Ministros Extraordinarios de la Eucaristía

Este ministerio, que fue restaurado por el Concilio Vaticano II, existe desde los primeros siglo de la Iglesia. La dignidad de este ministerio se encuentra en el contacto íntimo del Ministro con el Santísimo Sacramento. La función principal del Ministro de la Eucaristía es llevarles la Comunión a los enfermos y discapacitados quienes no pueden asistir a Misa. Pueden distribuir la Comunión durante la Misa, en ausencia del sacerdote, o pueden exponer el Santísimo Sacramento para la Adoración.

Estos Ministros deben ser hombres y mujeres con una mayor devoción al Santísimo Sacramento, y lograrán enriquecerse espiritualmente acudiendo a reuniones de estudios bíblicos, retiros, grupos de oración, y más, por lo menos una o dos veces al año. A los Ministros de la Eucaristía se les asigna un horario con anterioridad al día en el que deben servir para así evitar conflictos. Si un Ministro de la Eucaristía no puede estar presente durante la Misa a la cual ha sido asignado, es su responsabilidad encontrar un sustituto. Todos los Ministros de la Eucaristía deben estar registrados, y ser miembros activos de la Parroquia ,al igual que ser Católicos practicantes. Si está interesado/a en unirse a este ministerio, póngase en contacto con la Rectoría, llamando al 954-987-1100.

Respeto a la Vida

Promueve comprensión y acción en asuntos relacionados con la dignidad de la persona humana. Tenemos la caminata anual que se celebra en el mes de Enero. Llamar a la Rectoria (954) 987-1100.

Ministerio Litúrgico

A todos aquellos que asisten de alguna forma en la Misa y en las Liturgias de la parroquia se les llama ministros litúrgicos: Sacerdotes, diáconos, acomodadores, lectores, monaguillos, músicos y coros, ministros de la eucaristía, decoradores, etc. Todos ellos están representados en el Comité de la Liturgia Parroquial, el cual se responsabiliza por el enriquecimiento, organización y coordinación de nuestro culto común, tanto los domingos como en eventos especiales. ¿Para qué?  Para obtener y mantener una participación plenamente activa y reverente dentro de la vida del culto de la Iglesia. Es Cristo, Nuestro Señor, quien ofrece adoración al Padre, actuando dentro de nosotros quienes somos Su Cuerpo Místico. Sin embargo, más intensa y consiente es nuestra  participación en el culto, más evidente se notan sus efectos. O sea, somos alimentados espiritualmente y crecemos en la vida de Nuestro Señor, y juntos, damos testimonio de la presencia y acción de nuestro Dios dentro del mundo. ¿Cómo? A través de todo lo que afecta nuestra adoración litúrgica, desde el arreglo de nuestra iglesia, hasta la preparación de los eventos especiales. Además de esto, a través del reclutamiento y entrenamiento de los ministros de la liturgia, charlas, seminarios, reuniones de oración, etc. Y también, por el buzón litúrgico, que aparece en nuestro boletín, a través del cual nuestros feligreses pueden comprender porqué se rinde culto de la manera que se hace. Para saber más, ofrecer comentarios o sugerencias, o para saber cómo poder participar más plenamente en la vida de la iglesia a través del ministerio litúrgico, llame a la rectoría.

Ujiers

Desde los años 1950, los ujiers o acomodadores están presentes para asistir a tanto los sacerdote como los feligreses durante las Misas. Ayudan durante la comunión, toman las colectas, y ofrecen asistencia a los discapacitados. Están presentes durante todas las fiestas, como en la Pascua y las Navidades, al igual que durante las misas de primera comunión and confirmación.

Nuestros acomodadores son hombres y mujeres, y algunos han ofrecido su tiempo libre a esta iglesia por más de treinta años. En nuestras misas en español, tenemos también ministros de hospitalidad, quienes saludan a todo aquel que llega a nuestra parroquia.

Los acomodadores ayudan durante todo el año y especialmente en el Día de Acción de Gracias, recogiendo comida y dinero para La Sociedad de San Vicente de Paul, organización dedicada a ayudar a los pobres.

Estos hombres y mujeres están dedicados a servir a nuestro Pastor y a nuestra comunidad en el nombre de Cristo, Nuestro Señor. Para más información o para ayudar, por favor llame a la rectoría al 954-987-1100.